viernes, 12 de junio de 2009

Anónimo. Plegaria del árbol.

El viajero que llegue hasta Vilassar de Mar, frente al mar del Maresme,
se verá sorprendido en su callejeo por este pequeño monumento dedicado al árbol.
Sobre el humilde azulejo, la plegaria del árbol se le revela poesía honda, humana, sabia,
como sólo le es dada alcanzar a un gran poeta
(ya sea con nombre y apellidos, ya sea anónimo y popular)


Tú que pasas y levantas contra mi tu brazo, que inconsciente me zarandeas, antes de hacerme daño, mírame bien.
Yo soy el armazón de tu cama, la madera de tu barca, la tabla de tu mesa, la puerta de tu casa, la viga que sostiene tu techo, la cama en que descansas.

Yo soy el mango de tu herramienta, el bastón de tu vejez, el mástil de tus ilusiones y esperanzas.

Yo soy el fruto que te nutre y calma tu sed, la sombra bienhechora que te cobija contra los ardores del sol, el refugio bondadoso de los pájaros que alegram con su canto tus horas y que limpian tus campos de insectos.

Yo soy la hermosura del paisaje, el encanto de tu huerta, la señal de la montaña, el lindero del camino.

Yo soy el calor de tu hogar en las noches largas y frías del invierno, el perfume que embalsama a todas horas el viaje que respiras, el oxígeno que vivifica tu sangre, la salud de tu cuerpo y la alegría de tu alma; y hasta al fin, yo soy el ataúd que te acompaña al seno de la tierra.

Poe todo eso, tú que me miras, tú que me plantaste por tu mano, tú que me diste el ser y puedes llamarme hijo... óyeme bien, mírame bien... ¡y no me hagas daño!

el gran escritor argentino, autor de "Facundo (Civilización y Barbarie)" .
(Cualquier aclaración sobre la autoría de este texto será muy agradecida)

7 comentarios:

  1. Ninguna aclaración más de las que apuntas por mi parte, lamentablemente. Pero es un poemea hermosísimo, qué indefenso aarbolito, ante la inclemencia de tantos y tantos... Palabras hermosas, me encanta que deje testimonio de este poema en tu espacio, pues el árbol no tiene piernas para correr, brazos para defenderse ni voz propia, ¿o sí?
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Un poema precioso. Me he tomado la libertad de sugerirte en mi espacio. Así con tu blog y el de algunos otros literatos, me veré obligada a ser menos inculta, y a leer literatura, la que es una de la espresiones artísticas más bellas que pueda tener el ser humano.
    un abrazo.
    Isabel

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! He encontrado tu blog buscando información, precisamente, sobre la "Plegaría del árbol". En el parque de Isabel la Católica (Gijón) también está escrita sobre azulejos en un soporte de piedra. Aunque la estructura es la misma, cambian los versos y viene firmado por A. González (intuyo que es el poeta Ángel González). He encontrado un enlace a una foto del mismo en la web de Flickr: http://www.flickr.com/photos/angelbg/4416835621/

    Un saludo cordial. Me ha gustado encontrarme otras plegarias del árbol distribuidas por otros rincones de España.

    Eduardo G. Salueña

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la información, Eduardo. El poema parece ser anónimo. Desde luego, de A. González no es (o los especialistas del poeta no se han enterado todavía...)
    Un saludo para ti, para las dos lectoras-comentadoras del poema y para todos aquellos amantes de la poesía que pasen por aquí.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola de nuevo!

    Pues es curioso que se incluya el nombre de A. González como firma. Lo suyo sería que, en ese caso, pusiera "Anónimo". De hecho, en esta publicación del Ayto. de Gijón, se le atribuye a Ángel González (p. 40/51) http://www.gijon.es/multimedia_objects/download?object_type=document&object_id=84300

    Estaría bien dilucidar las dudas posibles. Ya he visto que tienes un enlace donde también se incluye la autoría a Domingo Faustino Sarmiento. En esta otra Web se especifica que Sarmiento fue uno de los grandes defensores en Argentina de la plantación de árboles, así que la "Plegaria" bien puede ser una especie de dedicatoria.

    Por el enlace que puse antes de Flickr (http://www.flickr.com/photos/angelbg/4416835621/), A. González bien puede ser Avelino González, como otra dedicatoria a quien motivó la construcción de la obra.

    Un saludo nuevamente.
    Eduardo G. Salueña

    ResponderEliminar
  6. Perdón, que no incluí el enlace al que me refería antes: http://www.entrerios.gov.ar/CGE/2010/planeamiento/2012/09/09/29-de-agosto-dia-del-arbol/

    ResponderEliminar
  7. Por la red ese texto se lo atribuyen mayoritariamente a Rabindranath Tagore y a René de Chateaubriand. Estoy buscando a ver de quién es y sigo sin llegar a ninguna conclusión.

    ResponderEliminar