viernes, 13 de noviembre de 2009

Cumplimos 365 y ......." Vamos a hacer limpieza general", con Amalia Bautista



Vamos a hacer limpieza general
y vamos a tirar todas las cosas
que no nos sirven para nada, esas
cosas que ya no utilizamos, esas
otras que no hacen más que coger polvo,
las que evitamos encontrarnos porque
nos traen los recuerdos más amargos,
las que nos hacen daño, ocupan sitio
o no quisimos nunca tener cerca.
Vamos a hacer limpieza general
o, mejor todavía, una mudanza
que nos permita abandonar las cosas
sin tocarlas siquiera, sin mancharnos,
dejándolas donde han estado siempre;
vamos a irnos nosotros, vida mía,
para empezar a acumular de nuevo.
O vamos a prenderle fuego a todo
y a quedarnos en paz, con esa imagen
de las brasas del mundo ante los ojos
y con el corazón deshabitado.

Amalia Bautista (1962- )

Con esta entrada, hoy - viernes y 13, 365 poemas, Ni Un Día Sin Poesía durante un año - , cerramos este proyecto que fue bonito mientras duró.
Nuestro sincero y cordial agradecimiento a todos aquellos que con sus visitas y comentarios han venido dando ánimo. Sin ellos, no hubiéramos llegado hasta aquí.
Queda este blog como testimonio de la importancia de la poesía, como refugio para muchos y, tal vez, como recurso multimedia para labores escolares de alumnos y profes (¡ojalá!... )
Que la vida os vaya bien
y que seáis felices.
Un abrazo.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Talens, Jenaro. Epitafio.


Epitafio

" yesca me han hecho de invisible fuego"
Francisco de la Torre

Fui un viejo juglar, y conté historias.
Mi nombre os es indiferente.
Sólo dejo constancia de mi oficio
porque fue oficio quien dictó mis versos
no la pequeña vida que viví,
ni su dolor, ni su insignificancia.
Ella murió conmigo, y aquí yace,
desnuda como yo, bajo esta piedra.

Jenaro Talens (1946 - )

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Sabines, Jaime. Algo sobre la muerte del Mayor Sabines.


Padre mío, señor mío, hermano mío,
amigo de mi alma, tierno y fuerte,
saca tu cuerpo viejo, viejo mío,
saca tu cuerpo de la muerte.

Saca tu corazón igual que un río,
tu frente limpia en que aprendí a quererte,
tu brazo como un árbol en el frío
saca todo tu cuerpo de la muerte.

Amo tus canas, tu mentón austero,
tu boca firme y tu mirada abierta,
tu pecho vasto y sólido y certero.

Estoy llamando, tirándote la puerta.
Parece que yo soy el que me muero:
¡padre mío, despierta!

(De "Algo sobre la muerte de Mayor Sabines", 1973)

Jaime Sabines (1926-1999)

(Escucha al propio Sabines recitando la Parte Final
de este largo poema en La Palabra Virtual)