miércoles, 14 de octubre de 2009

Darío, Rubén. A Margarita Debayle.

Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar;
yo siento
en el alma una alondra cantar;
tu acento.
Margarita, te voy a contar
un cuento.

Este era un rey que tenía
un palacio de diamantes,
una tienda hecha del día
y un rebaño de elefantes.

Un kiosko de malaquita,
un gran manto de tisú,
y una gentil princesita,
tan bonita,
Margarita,
tan bonita como tú.

Una tarde la princesa
vio una estrella aparecer;
la princesa era traviesa
y la quiso ir a coger.

La quería para hacerla
decorar un prendedor,
con un verso y una perla,
una pluma y una flor.

Las princesas primorosas
se parecen mucho a ti.
Cortan lirios, cortan rosas,
cortan astros. Son así.

Pues se fue la niña bella,
bajo el cielo y sobre el mar,
a cortar la blanca estrella
que la hacía suspirar.

Y siguió camino arriba,
por la luna y más allá;
mas lo malo es que ella iba
sin permiso del papá.

Cuando estuvo ya de vuelta
de los parques del Señor,
se miraba toda envuelta
en un dulce resplandor.

Y el rey dijo: "¿Qué te has hecho?
Te he buscado y no te hallé;
y ¿qué tienes en el pecho,
que encendido se te ve?"

La princesa no mentía,
y así, dijo la verdad:
"Fui a cortar la estrella mía
a la azul inmensidad."

Y el rey clama: "¿No te he dicho
que el azul no hay que tocar?
¡Qué locura! ¡Qué capricho!
El Señor se va a enojar."

Y dice ella: "No hubo intento:
yo me fui no sé por qué;
por las olas y en el viento
fui a la estrella y la corté."

Y el papá dice enojado:
"Un castigo has de tener:
vuelve al cielo, y lo robado
vas ahora a devolver."

La princesa se entristece
por su dulce flor de luz,
cuando entonces aparece
sonriendo el buen Jesús.

Y así dice: "En mis campiñas
esa rosa le ofrecí:
son mis flores de las niñas
que al soñar piensan en mí."

Viste el rey ropas brillantes,
y luego hace desfilar
cuatrocientos elefantes
a la orilla de la mar.

La princesa está bella,
pues ya tiene el prendedor,
en que lucen, con la estrella,
verso, perla, pluma y flor.

Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar:
tu aliento

Ya que lejos de mí vas a estar
guarda, niña, un gentil pensamiento
al que un día te quiso contar
un cuento.

(1908)

Margarita Debayle a los 16 años

4 comentarios:

  1. Este poema tiene un especial significado para mí, fue el poema de mi infancia, mi padre me lo recitaba de memoria muchas veces y yo...yo era esa princesa traviesa.
    Profesor: me has traído la emoción de un recuerdo muy bello y la presencia de la persona que más quise en este mundo.
    Gracias
    Beatriz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya somos dos yo hacia en mi cabeza todo el teatro la historia todo todo era mi cuento de dormir por mucho hasta le pagaba a mi hermana para que me lo reitara.

      Eliminar
  2. Yo sí que os doy las gracias a todos, a ti, Beatriz, a Pancho, a Gelu, a Elena Clásica, Carmen, Isabel, Aurora, Sara, Jairo, Martha Lucía,... y tantos otros, "anónimos", por venir cada día a dar calor y hondura humana a este rinconcito perdido en el universo de blogosfera.
    La poesía nos une en lo más importante que tenemos: las emociones. Ellas son las que nos llevan al verdadero conocimiento de las cosas y de nosotros mismos. Tu emoción, Beatriz, nos une a todos porque en el fondo es la misma que la nuestra. Este es el misterio.
    Un saludo afectuoso para todos y perdonad que habitualmente prefiera no "aparecer" como lo he hecho ahora. No hace falta, porque sabéis que tenéis mi aprecio y mi agradecimiento. Y mi admiración también porque algunos de vosotros tenéis unos blogs maravillosos, envidiables.

    ResponderEliminar
  3. Pues aquí nos has unido a la emoción de tus palabras, profe, es que este poema de Rubén Darío nos hace saltar las lágrimas a todos y son los momentos en que entendemos este cariño tan especial que surge a través del amor hacia la poesía que compartimos.
    Bendito seas, profe, por tu dedicación y por compartir tanta belleza.
    Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar